Friedrich Schleiermacher a menudo se atribuye como el padre del liberalismo cristiano, incluso por aquellos que se oponen a su teología. Nacido en 1768, Schleiermacher era un pietista por su educación, en particular, criado en la tradición de Moravia. Al igual que la mayoría de los Padres de la Iglesia influyentes en la historia del cristianismo, las dudas no resueltas en relación con la ortodoxia y doctrina de su tiempo le llevó al seminario. Se matriculó, pese a las objeciones de su padre, en la Universidad de Halle, donde comenzó a desarrollar un sentido aún más profundo de escepticismo. Fue este escepticismo que finalmente llevó la rotura de Schleiermacher con el cristianismo ortodoxo.

El punto esencial de la teología de Schleiermacher se puede reducir a la experiencia personal y la conciencia de lo infinito (Dios). Schleiermacher al parecer no tenía ningún uso para la ortodoxia Cristiana o doctrina, llegando incluso al extremo de decir que la Biblia no fue la revelación de Dios, sino que era un simple registro de la experiencia religiosa humana. Este despido de doctrina y dogma como necesario se puede ver en su escrito Temas sobre Religion (1799): “Los dogmas no son, propiamente hablando, parte de la religión: más bien es se derivan de ella. La religión es el milagro de la relación directa con el infinito; los dogmas son el reflejo de este milagro.” Schleiermacher parecía creer que la doctrina y dogma interfiere con la experiencia personal del un con Dios hasta el punto de que su teología era esclusivamente sentimentalismo y experiencia.

Esta no es una teología que es fácil de conciliar con las enseñanzas de las Escrituras, en particular, con el concepto de Jesucristo de Schleiermacher. Schleiermacher enseñó que asi como nos volvemos más conscientes de lo infinito (Dios), nuestra “experiencia” nos traslada de la dependencia en nosotros mismos a una dependencia total de Dios, perfeccionada en la vida de Cristo.  Aquí es donde las similitudes entre el cristianismo Liberal la ortodoxia Cristiana  termina.  En la teología liberal, Cristo no vino a morir para expiar el pecado humano, sino para establecer simplemente un ejemplo de cómo vivir.  Schleiermacher respondió a las preguntas de la divinidad de Cristo en lo siguiente manera. (Nego la Divinidad de Jesus en su libro de Dogmatica) En el interior de cada ser humano tenemos una conciencia de lo divino dentro de nosotros En Cristo, su conciencia, o sentimiento, era perfecto y por lo tanto “.ascendía al Ser actual de Dios existiendo en el. Sin embargo, la teología de Schleiermacher se mantuvo enfocada en la humanidad de Jesús. Combinando su disgusto por el dogma y la doctrina con esta visión simplista de Jesús  nos lleva a ninguna otra conclusión sino que Schleiermacher creía que la muerte y resurrección de Cristo eran innecesarias y sin importancia. Para Schleirmacher la salvación viene a través de la imitación de Cristo, aumentando nuestra conciencia de Dios dentro de nosotros a través de completa dependencia de Dios, en lugar de la fe en Cristo y su muerte expiatoria en la cruz.

fuente: http://homebrewedtheology.com/friedrich-schleiermacher-%E2%80%93-father-of-christian-liberalism.php