Vamos a estudiar acerca del matrimonio. ¿Cuántos de ustedes están casados? Wow! Tú eres el único que no está casado. Por  cierto si alguien está interesada en él, está aquí en la primera fila. No es muy bonito, pero no se ve que coma mucho ok.

Vamos al libro de romanos capítulo 8 versículo 28 (leer) Aquí tenemos una de las declaraciones más importantes de confort y fortaleza en la fe cristiana, que Dios hace absolutamente todo por el bien de sus hijos pero debemos preguntarnos ¿qué es lo bueno? El movimiento carismático nos dice que Dios hace todo para hacernos ricos o que hace todo para darnos salud El trabaja todo el tiempo para que no tengamos que sufrir, pero, ¿cuál es el principal propósito de Dios para nuestra vida? Se encuentra en el versículo 29 (leer) Entonces el gran propósito de Dios en absolutamente cada circunstancia de nuestras vidas es el de conformarnos a la imagen de su hijo. Esta es la gran meta de lo que Dios está haciendo en sus vidas es la gran meta de todo. Pero la pregunta es, ¿es la meta de ustedes? ¿es el deseo más grande de ustedes? ¿es la pasión más grande de sus vidas der conformados a la imagen de Cristo? Y, ¿están dispuestos a aceptar cualquier cosa de la voluntad de Dios para hacerlos como Cristo?

Déjenme darles un ejemplo, Yo siento dolor en este momento. Mis dos caderas han sido remplazadas. La muñeca de mi mano es en su mayor parte de metal.  Cuando atravieso el detector de metal en el aeropuerto y suena la alarma la policía siempre me tiene que revisar. Tengo cosas saliendo de mis huesos entrando a mi medula espinal. Y algunas veces solo quiero gritar.  ¿Cuál es el propósito de esto?. ¿cómo puedo ser feliz?. El propósito de eso es que sea conformado a la imagen de Cristo, y que pueda ser feliz con eso porque sí me está conformando a la imagen de Cristo.

Verán, ustedes deben tener la misma meta que Dios tiene. Santificado sea su  en su nombre. Hágase tu voluntad. Eso funciona como algo así. Nuestra pasión más grande debe ser la gloria de Sión y el avance de su reino. Y por lo tanto nuestra actitud debe ser: “Padre, si a través de la prosperidad económica, tu puedes ser glorificado y puedes avanzar en tu reino entonces prospérame económicamente. Pero padre si a través de mi pobreza, me puedes hacer como Cristo y eso glorifica tu nombre y avanza tu reino, entonces déjame pobre. Padre, si tu puedes obtener gloria y conformarme a la imagen de Cristo al sanar mi cuerpo, entonces por favor sana mi cuerpo, pero si a través de esta enfermedad tu puedes obtener más gloria para ti mismo y avanza tu reino y me conforma a la imagen de Cristo, entonces permíteme quedarme con mi enfermedad”

Dentro de 100 años este dolor no significará nada, pero la conformidad a Cristo que crea en mi tendrá valor eterno, ¿están de acuerdo con esto? Espero que si. Porque lo mismo debe decirse de sus propias vidas. Si la meta más grande es conformarse a Cristo, entonces todo lo que pasa en sus vidas tiene este propósito y pueden aceptar cualquier cosa en sus vidas con júbilo. Si no tuviera esto en mente estaría destrozado. Despertaría cada mañana diciendo: ¿Por qué, porque? ¿Qué valor hay en todo esta sufrimiento? Quiero escaparme, quiero que esto se valla. Pero si sé que esto está siendo utilizado por Dios para conformarme a la imagen de Cristo, entonces me puedo regocijar.

¿Cuántos de ustedes están entendiendo lo que estoy diciendo?. Ustedes dicen, ¿qué tiene que ver eso con el matrimonio? Absolutamente todo ¿Por qué cuán es el propósito del matrimonio? La misma cosa conformarlos a la imagen de Cristo ese el propósito del matrimonio.

Algunos de ustedes están casados y batallan con su matrimonio. Dices que tu y tu esposa no son compatibles que son completamente diferentes  ella no suple tus necesidades, tus no suples las de ella, te preguntas si te casaste con la persona correcta. Porque el matrimonio no es lo que creíste que debía ser. El problema es que has tenido ideas equivocadas acerca del matrimonio. Tus ideas del matrimonio provienen de Hollowood y de la tv y la fantasía. Y no provienen de la palabra de Dios. Han visto, tienen estos servicios de citas en internet ahora en los que sólo llamas y encuentras a alguien que es igual que tu para que puedas tener una cita con él, y ¿sabes cuál es el enfoque principal de ellos?, pueden encontrar a alguien que sea compatible contigo, a alguien como tú. Es una idea aterrorizante. Pueden encontrar a alguien que le guste todo lo que a ti te gusta. Te gusta la pizza, a ella le gusta la pizza, odias los gatos, ella odia los gatos. Pueden encontrar a alguien justo como tu. Esa no es la voluntad de Dios. Rara vez te dará Dios una persona que es compatible contigo. ¿Por qué es esto? ¿Porque Dios te odia y quiere hacer tu vida miserable? No, es porque El tiene un propósito más grande. Muchas veces el Señor va a atraer a dos personas que son verdaderamente incompatibles, e incluso pueda que se den cuenta hasta después de que estén casados. Es como si les pusiera una venda en los ojos. Entonces después de casados les quita la venda de los ojos y dices: ¡qué he hecho!

Dios desea que seas como Jesucristo. Ahora, ¿qué es lo que hace a Jesucristo tan especial? ¿cuáles son las cosas sobre las que cantamos? Cantamos sobre su gracia, su misericordia, y su amor incondicional. Ahora, hay algo que es muy importante. ¿Quieren ser como Jesús? Entonces deben estar llenos de gracia, misericordia y amor incondicional. Ahora, aquí hay un problema con estas tres características. La misericordia es cuando no le dan a alguien lo que merece. Alguien nos trata mal pero ustedes no actuarán de la misma manera. Y gracia es cuando le dan a alguien lo que no merece. Y amor incondicional es cuando aman a alguien que no reúne las condiciones.

Ahora, le hablaré a los hombres por un momento pero lo mismo se puede decir de las mujeres. Ustedes tienen en su mente, antes de casarse, que tipo de esposa quieren. La mujer perfecta. Pero hay un problema, si hubiera la mujer perfecta no se casaría contigo. Pero tenemos esa idea de cómo sería la esposa perfecta y hay ciertas características que realmente queremos, pero usualmente terminamos casándonos con una mujer que no reúne todas las condiciones. Y muchas veces no reúne las condiciones que son más importantes para nosotros. ¿qué es lo que Dios está haciendo? Es la única manera en la que pueden aprender a amar incondicionalmente. Y eso es, el casarse con una persona que no reúne todas las condiciones. Podemos decir lo mismo de sus esposos. De muchas maneras el falla y no reúne tosa las condiciones. Aún las cosas que son más importantes para ustedes no las reúne. Pero Dios les está enseñado a amar incondicionalmente. La cosa más maravillosa de Dios es que El no nos da lo que merecemos. Merecemos el infierno y el no nos lo da. Otra cosa maravillosa de Dios es que nos da lo que no merecemos. No merecemos a él o al cielo, pero el nos lo  da en Cristo. Y Dios también nos ama aún cuando no reunimos ninguna de las condiciones. Ahora, ¿quieren ser como Dios? ¿quieren ser imitadores de Dios? ¿quieren ser como Jesús? Entonces ustedes y yo debemos aprender a hacer lo mismo. Somos llamados al matrimonio para amar a una persona que algunas veces no reúne todas las condiciones y se casan con nosotros, y nosotros no reunimos todas las condiciones. Pero es para que ellas también aprendan a ase como Cristo. Muchas personas vienen conmigo con sus problemas matrimoniales. “Ya no la amo” “Ella no suple mis necesidades” Y yo solo veo al hombre y de digo: “entonces arrepiéntete, arrepiéntete de tu egocentrismo, de tu egoísmo. Porque no deberías amarla solo porque suple todas tus necesidades. No deberías amarla solo porque tienes pensamientos románticos. Debes amarla porque hiciste un pacto con Dios y porque deseas ser como Cristo”

Vamos a verlo de otra manera. Se casaron con una persona muy difícil. Y parece que los limita en todo, a lo mejor no quieren servir al señor a lo mejor hace tu vida casi miserable, y dices: “Cometí un error, quiero irme, quiero el divorcio, no hay propósito en lo que estoy sufriendo”. Estas equivocado. Todo eso esta diseñado para conformarte a la imagen de Cristo. Lo que tienen que decir que qué es lo más importante para ustedes. ¿Vivir en un matrimonio tipo cuento de hadas fantasioso, o ser conformados a la imagen de Cristo?

Otra cosa en cuanto a la soberanía de Dios en el matrimonio que quiero que entiendan es que el matrimonio es un llamado. Yo fui llamado a predicar, creo que si dejo de predicar, sufriré la disciplina de Dios. Es un llamado irrevocable, inalterable. También lo es en mi matrimonio. El fundamento de mi matrimonio es este: Dios me ha llamado a dar mi vida por su hija ya sea que reciba a algo a cambio o no ya sea que supla mis necesidades o no. Dios me ha llamado. Estoy en obediencia a Dios. Y desde que el me llamó nunca tendré una escusa para no amarla, pero si mi matrimonio está basado en ella, y ella me falla entonces tengo excusas ellas no es la esposa que debería ser por lo tanto me voy. Ella no suple mis necesidades, por lo tanto tampoco supliré las de ella. Ella no me trata con respeto, por lo tanto yo no voy a tratarla con respeto. Si mi matrimonio está basado en su comportamiento hacia mi entonces nunca llegare a ser como Cristo. Pero si mi matrimonio está basado en un llamado irrevocable de Dios para mi vida, entonces siempre me será necesario actuar como Cristo actuaría.

Ahora, algunos de ustedes estarán pensando: “Wow, el matrimonio es enfermizo y triste”. Pero yo no dije que esto es la plenitud del matrimonio, dije que era el fundamento de esto. Yo amo a mi esposa, tengo un hermosa esposa amo mi matrimonio pero todo esto no es el fundamento de ello. Si mi esposa sufre un terrible accidente mañana y queda terriblemente deformada, no me iré, porque nuestra relación no está basada en su apariencia.  Está basado en el eterno orden de Dios y el llamado para mi vida. Pero si ella sufre un accidente mañana y quedara terriblemente deformada tengo que dejar la mayor parte de mi ministerio solo para cuidarla, mi vida aun está llena de propósito porque mi propósito entonces sería cuidarla porque ella no podría cuidarse a si misma. Ustedes dices: “bueno ¿y qué paras con el ministerio? El ministerio no es mi meta, hacer la voluntad de Dios es mi meta, y ser conformado a la imagen de Cristo es mi meta sin importar lo que eso signifique o conlleve. Si mi esposa es una persona dulce y maravillosa, entonces ¡aleluya! Pero si ella actúa como una mujer enojona y amargada, yo no iré a ningún lado, no voy a llorar porque no hay propósito en mi vida. Voy a darme cuenta que Dios aún esa eso para conformarme a la imagen de Cristo. Ese es el fundamento de mi matrimonio.

Ahora, permítanme hablarles a los hombres por un momento. Yo tengo una hija, es la hija más hermosa del mundo, y si alguien tratara de lastimarla los mataría… Yo puedo ser muy al estilo ‘antiguo Testamento’ a veces. No te atropellaría con mi camioneta y cantaría “aleluya” mientras lo esté haciendo, y después me arrepentiré, en tu funeral. Amo a mi hija y si quieres que sea tu amigo entonces trata bien a mi hija, si quieres que sea tu pesadilla, entonces trata mal a mi hija. Así la amo. Queridos hermanos en Cristo, si están casados con una mujer cristiana están casados con una de las hijas de Dios. Lo peor que pueden hacer es herir a esa mujer. Si fallan en el ministerio, Dios tendrá misericordia. Si no estudias la biblia todos los días Dios tendrá misericordia. Si hieres a su hija, entonces deberías tener temor.

Voy a hablarles principalmente a los hombres porque el hombre es el que dirige el matrimonio, y de muchas maneras ellos determinarán la calidad del matrimonio. Ahora vamos al libro de Efesios capítulo 5, versículos del 22 al 23 (leer) La biblia calmamente enseña que el esposo es la cabeza de su esposa. Ahora, algunas de las damas pueden estar en desacuerdo con eso. Realmente no me importa porque simplemente están equivocadas. Es exactamente lo que la biblia dice. El esposo es la cabeza de la esposa. Ahora, algunos de los esposos están sacando el pecho y golpeándose como grandes gorilas “escuchaste eso mujer. Yo soy la cabeza de la casa. Yo soy el rey, el rey ha llegado”. Eso no es lo que significa, nosotros no somos la cabeza de nuestras esposas como Cesar fue la cabeza de Roma. Nosotros somos la cabeza de nuestras familias asi como Cristo es la cabeza de su iglesia. Y antes de su muerte el lavo los pies de si esposa. Sirvió a la iglesia y después dio su vida por ella. Así que cuando hablamos de ser la cabeza de la esposa y la cabeza de la familia estamos hablando sobre algo diferente de lo que la mayoría de la gente entiende. Por la palabra estoy obligado a servir a mi esposa y ella esta obligada a respetar mi liderazgo.

Pero ¿cuál es el propósito para mí en dirigir a mi esposa? Si una esposa ve a su esposo y ve a un hombre egoísta, que básicamente hace todo para si mismo y usa su liderazgo para promover sus propios deseos, ella se va a convertir en una mujer enojada y amargada. Pero si ve a su esposo y ve que es un hombre entregado en obediencia a la voluntad de Dios, y todo lo que hace lo hace para la gloria de dios y para su reino y para el beneficio de su esposa y para el beneficio de sus hijos, va a ser mucho más fácil para esa mujer respetar y someterse a su esposo.

Ahora solo quiero hablar brevemente sobre el liderazgo y lo que eso significa. No significa que yo soy el Señor de mi esposa, o un dictador. Significa que soy una autoridad bíblica. Permítanme darles una ilustración. Vamos a decir que yo tengo que tomar una decisión muy importante acerca de que si nos mudamos o no a otro lugar del país, o cualquier decisión importante surge. Como cabeza de la casa, yo simplemente tomo la decisión. No. Oro acerca de ello, lo discuto con mi esposa, oramos juntos acerca de ello y si estamos de acuerdo, tomamos una decisión. Pero vamos a decir que yo hablo con mi esposa sobre ello y oramos sobre ello, y no estamos de acuerdo, entonces como cabeza de la casa, tomo la decisión. No. Cuando mi esposa no está de acuerdo conmigo en algo, eso es para mí como una bandera roja en advertencia. Entonces, ella y yo vamos a hablar sobre ello y orar sobre ello, hasta que estemos en unidad. Pero, ¿qué pasa si llega un punto en el que no estamos unidos pero la decisión se tiene que tomar? Entonces es mi terrible responsabilidad tomar la decisión y es su responsabilidad respetarla. Y si estoy en lo correcto, yo no debería ir con ella y decirle “¿ves? Te lo dije”. Pero si después me doy cuenta de que me equivoque ella tampoco debe hacerlo. La decisión se tenía que tomar. Yo tenía que tomarla ¿se dan cuenta de que terrible responsabilidad es eso? Si dirijo a mi familia y estoy equivocado, voy a tener que rendir cuentas ante el trono de Dios. Es por eso que mi esposa ora por mi y se compadece de mi. Porque ella sabe que voy a tener que presentarme ante Dios para rendirle cuentas. Ella sabe que su esposo tiene una responsabilidad terrible. Otra cosa de la que me doy cuenta es esto: si tomo la decisión equivocada, puedo herir a toda mi familia. Un hombre que no es un hombre espiritual, y no está renovando su mente en la palabra de Dios, para conocer la voluntad de Dios, es un peligro para su familia. Tenemos el río Amazonas en Perú, es muy grande y peligroso. Esto es lo que la tribus, las tribus cristianas, dicen sobre el hombre que no es espiritual. Dicen que un hombre no espiritual es como un hombre borracho conduciendo su lancha por el Río Amazonas en la noche. Con su familia en el asiento trasero, podría matarlos a todos. Es por eso que algunos de ustedes que están saliendo con alguien… lo que están es incorrecto. Primero que nada porque salir con alguien no es bíblico, y segundo, porque aun no se han convertido en hombres espirituales, y no pueden dirigir a esa mujer bíblicamente. Y debido a que no eres un hombre espiritual, y tú y tu novia ya han tenido muchos problemas y han hecho muchas cosas que no debieron de haber hecho, esto es serio. Entonces si, como esposo debo dirigir compasivamente sin ser egoístas.

Vean lo que dice la Biblia en el versículo 25 del capítulo 5 de efesios “maridos amara vuestras mujeres” es un mandato. Pero ahora vamos a aprender cómo debe de cumplirse este mandato. “Así como Cristo amo a la iglesia y se entrego a si mismo por ella”. ¿Cómo debo dirigir a mi esposa? En amor ¿Qué tipo de amor? Amor de Cristo ¿cómo se demuestra? El murió por su iglesia. Entonces es mi obligación como esposo dar mi vida por mi esposa. Noten que la biblia nunca dice que de mi vida por mi ministerio. Pero la biblia me dice que de mi vida por mi esposa. Noten que la biblia nunca enseña que de mi vida por mis hijos. Pero si dice que de mi vida por mi esposa. Como esposo, la persona más importante pobre la faz de la tierra debe ser mi esposa. Aun por encima de mis hijos. Alguna vez han escuchado… (las mujeres siempre dicen esto, a ellas les gusta esto) ellas dicen: “no hay ningún amor como el amor de una madre. Eso no es bíblico. A lo mejor querrán poner eso en una tarjeta del Días de las Madres pero no es bíblico. Ahora, voy a decir algo y va a provocar que algunos de ustedes se enojen. Y no lo digo para hacerlos enojar, pero se van a enojar. Ahora escuchen todo antes de que empiecen a aventarme cosas. ¿Saben por qué la mayoría de las mujeres, muchas mujeres, dicen que no hay ningún amor como el de una madre? Ahora prepárense. Es porque ellas han vivido como parásitos de sus hijos. Les dije que se iban a enojar. Ahora, escúchenme para explicarlo. Muchos maridos no se dan a si mismos a sus esposas. Y no dan su vida por sus esposas. Y no les sirven a sus esposas. Y no buscan suplir las necesidades de sus esposas, por lo tanto, todo el amor, compasión, y apoyo que la mujer necesita, lo toma de sus hijos. La ternura que no recibe de su esposo, lo encuentra en sus hijos. El compañerismo íntimo que debería  estar recibiendo de su esposo y no lo recibe, lo encuentra en sus hijos. Pero hay un solo problema. Los hijos no son lo suficientemente fuertes para hacer eso.

Esposos, la persona más importante en sus vidas, de acuerdo con la palabra debe ser su esposa. Ahora, permítanme darles una ilustración que los va a perturbar realmente. Vamos a decir que estoy en un barco con mi esposa y mis tres hijos. Digamos que soy el único que sabe nadar. El barco comienza a hundirse  y mi familia se está ahogando. Y solo puedo salvar a uno. Voy a salvar a mi esposa. Ahora piénsenlo. Ustedes. “No, yo salvaría a mis hijos”. No, yo digo que a mi esposa.  Y yo tengo los hijos más felices que jamás verán en sus vidas. ¿saben por qué? Porque ven la manera en que su papá ama a su mamá y que su papá no se va a ir a ningún lado.  Ellos ven el amor entre su padre y su madre y dicen: “Nuestra casa es segura, no tenemos que preocuparnos”. Nuestros hijos son básicamente maltratados en la calle ahora en día. Las escuelas son peligrosas, están llenas de perversión.  Los gobiernos alrededor del mundo están inestables. No hay seguridad en ningún lado. Y muchas de las iglesias piensan que ya no es importante ser bíblicos. Nuestros hijos necesitan un lugar a donde puedan ir, donde saben que van a estar a salvo y seguros. Y cuando ven a su madre y a su padre amándose el uno al otro como la biblia enseña esos niños van a estar seguros y felices. Y los hijos no tendrán que suplirle las necesidades a la madre, o suplirle las necesidades al padre porque el padre y la madre están supliéndose las necesidades el uno al otro.

Se me está ordenando aquí en la biblia el dar mi vida por mi esposa. Ahora, el pecho de su esposo está sumido. Y como mujer le están diciendo: “Ves, te lo dije, te lo dije”. No me has estado tratando ben. Pero de ahora en adelante esposo, tu vas a hacer todo lo que quiera porque el hno. Paul dice que así debe ser”. ¿Qué les pasaría a mis hijos si les diera todo lo que ellos desean? ¡qué me pasaría si Dios me diera todo lo que deseo? Doy la vida por mi esposa no para que ella obtenga cada pequeña cosa que desea, doy mi vida por mi la misma razón por la que Jesús la dio. Vean el versículo 26: “para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra”. Como esposos fuimos llamados a imitar a Cristo para ser ejemplos para nuestras esposas, y somos llamados a discipular a nuestras esposas, a saturarlas con el agua de la palabra de Dios para que ellas también crezcan en conformidad a Cristo. Permítanme hacerles una pregunta a todos los maridos. ¿cuánto tiempo le dedican a discipular a sus esposas? Esa no es la responsabilidad del pastor. Es suya ¡tiene su esposa la seguridad de su salvación? ¿es feliz en el Señor? ¿está creciendo en Cristo? ¿está siendo más y más conformada a su imagen?

Ahora permítanme decir esto. Algunos de ustedes hombres pudieran estar pensando lo siguiente: “Así es. Cuando nos vayamos de esta conferencia y lleguemos a la casa, vamos a comenzar a tener estudios bíblicos en la casa” Y le predicarán a sus esposas tres horas al día, y siempre será sobre el mismo texto “Sométete a mí, las mujeres deben someterse a sus esposos” Eso no es de lo que estoy hablando. Estoy hablando, primero que nada, de reflejar a Cristo en sus vidas. Y que el estudio que tengan juntos sea un estudio de un hermano y una hermana en Cristo. Mi querida Charo –ese   es su nombre- es mi esposa pero también es algo más para mi, ella es mi hermana en Cristo, y con mi vida y con mi palabra, y los dos juntos nos animamos el uno al otro a crecer en las cosas de Dios. Ustedes dirán: “Este es un trabajo muy duro” Sí, así es. Pero a eso fueron llamados, Miren tienen a toda esta gente corriendo de una lado a otro, queriendo reformar la iglesia y arreglara las cosas y ganar al mundo pero muy pocas personas quieren ser bíblicos en las cosas sencillas que Dios nos ha ordenado. La vida cristiana comienza con la simple obediencia.

Ahora, aquí hay algo maridos, que quiero que vean. Ahora escúchenme. Si han estado casados por varios años Y tu esposa no te está siendo agradable, probablemente sea tu culpa. Ahora mujeres no usen esto como excusa. Cuando tu esposo te mira y dice “No eres buena esposa” no deberías responderle “Bueno es tu culpa” porque también estas bajo el mandato de Dios de amarlo y respetarlo, ya sea que lo merezca o no lo merezca. Pero vean el versículo 27 ¿Por qué trabajaría Jesús en santificar a su iglesia? El trabaja “a fin de presentársela a sí mismo una iglesia gloriosa que no tuviese mancha ni arruga” Entonces Jesús está trabajando con su novia con el fin de hacerla hermosa para que sea agradable a él. De la misma manera tú necesitas ser un ejemplo para tu esposa. Necesitas ensañarle a tu esposa y amar a tu esposa para que así ella pueda llegar a conformarse más a la imagen de Cristo, y si tu eres un hombre piadoso, eso significa que ella va a ser más agradable para ti.

Ahora vamos a ver algunos otros puntos. Devolvámonos al versículo 23. Al final del versículo 23, la última frase, es que Cristo no es solamente la cabeza la última frase, es que Cristo no es solamente la cabeza de la iglesia sino que es el salvador de su cuerpo [“Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, el es su Salvador”] ahora, por supuesto que Jesús es el único Salvador de tu esposa. Pero en otro sentido, tu como su esposo debes de tener un ministerio de salvación también. Puedo ver a tu esposa y usualmente al observarla puedo determinar qué tipo de esposo eres. ¡Alguna vez han visto mujeres que, después de casadas parecen ser más y más como una flor que solo se va cerrando y va marchitando? Cada año hay menos vida en sus rostros, hay menos color en sus rostros, menos gozo, y todos los sueños y gozos que tenían cuando eran niña chiquitas antes de que se casaran, se han dado cuenta que nada de eso se hará realidad y que así es como es la vida. Algunas veces la vida es difícil, pero eso no debe ser el patrón. Pueden contar con el hecho de que el esposo no se está encargando de ella como debe. Pero a veces ven a una mujer que cuando se casa solo crece como una flor. Simplemente está resplandeciente. Parte de eso probablemente sea por el ministerio de su esposo.

Quiero contarles acerca de una historia proveniente de África. Había un señor que tenía una hija que no era nada bonita. Y en esa tribu, cuando un joven quería casarse con cierta muchacha, da una dote, o da una recompensa. El regalo más grande que un joven podía dar por una esposa era ocho vacas. Digo, si eres una esposa de “ocho vacas”, de verdad que eres muy especial. Bueno, este hombre tenía una hija que no era nada bonita. El estaba esperanzado de que le dieran una gallina o una cabra u otra cosa. De verdad, eso fue lo que dijo es señor. Y un día, este joven se presenta en la puerta de su casa. Y le dijo: “Quiero casarme con su hija” Y el padre pensó “No puedo creerlo.” El señor ni siquiera quería preguntarle si le iba a dar algo. Solamente quería que se la llevara. Sin embargo el señor le preguntó, “Bueno, ¿qué me darás?” Y el joven respondió “Voy a darle ocho vacas” Y todos en el pueblo dijeron, “Nunca se ha escuchado una cosa así. Nadie hace eso. ¿por qué estás dando 8 vacas por ella?” Y el respondió: “Porque siempre he querido una esposa de ‘ocho vacas’”. Yo se que esto es gracioso, pero, ¿saben que es lo más hermoso de esa historia? Eventualmente la mujer se convirtió en una esposa de “ocho vacas”. Eventualmente ella se convirtió en la mujer más hermosa del pueblo. ¿pueden ver lo que esa historia nos enseña? Maridos escúchenme. Sus esposas viven en un mundo horrible. Ponen imágenes de mujeres en la televisión y en las revistas que no son realistas. Y a veces sus esposas se comparan con esas cosas y ellas simplemente no igualan eso. El mundo les dice que tienen que ser una súper modelo para poder tener romance, o para que alguien se apasione por ellas, y entonces nosotros, como esposos, nos sentamos ahí y no las apreciamos y ellas se van secando más, y más, y más. ¿Pueden ver lo horrible de eso?. Saben, a veces la gente dice, “¿Por qué no hay un gran avivamiento?” Pero vean nuestro pecado. Solo vean la manera en como tratamos a nuestras esposas. Algunos hombres dicen: “Bueno, yo soy un buen esposo. Proveo ropa, comida y la casa para mi esposa” Pues muchas gracias Sr. Cavernícola. ¿Ustedes piensan que eso es todo? ¿Que ese es su trabajo? Escúchenme, voy a decirles cómo debería ser un hombre. Ahora, si no les gusta esto, pueden irse y ser otra cosa. Como hombre, te levantas temprano, y trabajas duro, y sigues trabajando duro y después llegas a tu casa, y tu trabajo comienza. Te encargas de suplirle las necesidades a tu esposa. Y te encargas de suplirles las necesidades a tus hijos, y luego te vas a la cama, y luego te levantas por la mañana y lo haces una y otra vez. Eso es ser un esposo bíblico. Tu familia no es una extensión de ti. Ellos no existen para servirte. Tú existes para ser de bendición, y cuando sepulten tu cuerpo cansado y desgastado, tendrás una sonrisa puesta en tu rostro.

Nosotros tenemos una regla en mi casa. Que durante el día cuando estoy en el trabajo, mis hijos le pertenecen a mi esposa. Yo me levanto muy temprano en la mañana para que pueda regresar a mi casa a las 5, y la regla es esta: cuando llega a la casa, los niños son míos por el resto del día. Entonces jugamos juntos, estudiamos la biblia juntos, los baño, bueno, cuando llego a  poder a mis dos hijos en la tina del baño…, los acuesto en sus camas, hago las oraciones junto con ellos, y entonces mi trabajo terminó con respecto a mis  hijos. Luego está mi esposa, ¿sabes que es lo que necesita mucho una esposa? Solamente que alguien la escuche. Solamente que alguien se siente a su lado; platicar. Me he dado cuenta que una esposa básicamente habla de cualquier cosa si tan solo su esposo platica con ella. Ella puede llegar a sentirse muy sola por dentro.

La biblia también dice algo muy importante. Versículo 29: [leer] Así que nuestra responsabilidad como esposos, es sustentar y apreciar a nuestras esposas. Ahora ya hablamos sobre sustentar a nuestras esposas. Que ella debe de ser una flor como resultado de nuestras vidas y nuestro ministerio frente a ella. ¿Recuerdas la primera vez que conociste a tu esposa? Ella pasaba caminando y fue como si te atropellara una camioneta tu corazón hacia solo… tum tum, tum tum, empezaste a sudar. Y entonces la invitaste a salir; salir juntos en una cita. Fuiste todo un caballero. Abrías las puertas. Si había n charco, te colocabas sobre el para que ella cruzara por encima de tu espalda. Hacías cualquier cosa por ella. Y después de que se casaron, ella se para frente a la puerta del carro y tu la vez y preguntas: “¿qué? Y ella te responde: “Ya sabes, la puerta” Y tu le dices: “No, ya lo lleve con el mecánico y me dijo que la puerta funcionaba bien.” Ahora, sé que hay algunos jóvenes aquí, así es que quiero ser cuidadoso. Ahora voy a decir algo, Ya hice enojar a las mujeres. Ahora voy a hacer enojar a los hombres. Y luego voy a tomar un avión para irme de aquí. La única ocasión en la que algunos hombres abrazan o besan a su esposa es antes de tener intimidad. Esa es la única ocasión. Y eso hace que tu esposa se sienta muy barata. ¿Cuándo fue la última vez que abrazaste a tu esposa solo por abrazarla? Solo para mostrarle que la aprecias. Duele, ¿verdad hombres? Miren, las mujeres realmente, yo se que los científicos han gastado mucho dinero para descifrar esto, pero las mujeres realmente no son como los hombres; de ninguna manera. Y personalmente eso me alegra. Pero algunas veces no sabemos cuánto las herimos. ¿Cuándo fue la última vez que le tomaste la mano? O solo miraste su mano? ¿Cuándo fue la última vez que solo observaste su rostro?, o lo contemplaste y le hiciste saber cuánto amas su rosto.

Miren la vida cristiana puede ser absolutamente maravillosa. ¿Muestras tu afecto hacia tus hijos delante de ella? Ahora, no estoy hablando de cosas íntimas, sino que estoy hablando de solo de mostrarle afecto. Maridos, sus hijos van a aprender cómo mara a una mujer al verlos a ustedes. Pero padre, aquí, hay algo más aterrador. Sus hijas no se van a casar con alguien mejor que ustedes. Si tu hija ve a un padre que simplemente esta allí,  y que no es afectuoso, y que no es amoroso, y que no cuida ni aprecia a su esposa, entonces tu hija va a decir, “Bueno, así es como son los hombres, y así es el matrimonio”. Y ella se va a conformar con algo muy inferior de lo que la biblia tiene para ella. Deseas vivir con tal amor y pasión por tu esposa que tu hija verá eso, y cuando uno de esos chicos feos, buenos para nada se acerquen para tratar de llevarse a tu hija, tu hija lo va a mirar, y estoy haciendo esto porque mi esposa lo hace cuando se enoja, sus hijas van a mirarlo y le van a decir, “Vete de mi vida, eres un niño y no sabes nada sobre cómo ser un hombre, o amar como un hombre debiera, porque mi papa ama a mi mamá. El aprecia a mi mamá. Mi madre es un tesoro para mi papá. Mi papá todavía le abre la puerta a mi mamá. Entonces, ¿vienes aquí con tu cara fea y me dices que me amas? Mejor sique tu camino.”

¿Se dan cuanta?. Ahora, ya se que se nos acabo el tiempo. Y ni siquiera pudimos llegar a hablar acerca de la responsabilidad que tienen los padres de enseñar a sus hijos. La mayoría de los que son padres aquí están diciendo, “Bendito sea Dios. Ya estoy agotado.” Miren, nosotros alegamos que somos bíblicos porque hacemos unas cuantas cosas, pero Dios demanda que nuestra vida entera esté sometida a su llamado. Y no son reglas legalistas. Esa sabiduría proviene de Dios para bendecir nuestras vidas. Oremos.

Transcrito por Yared Flores, Gracias!